Perros y Pirotecnia

Perros y PirotecniaEn estas fechas, muchos perros sufren periodos de gran estrés debido a los petardos  y demás pirotecnia. Para muchos dueños supone un gran problema puesto que loso perros afectados por el miedo a la pirotecnia pierden el control y sufren episodios agudos de ansiedad y estrés continuo, hasta el punto que la relación con el perro puede ser insostenible.

¿Que hacer?

Ante todo la primera indicación que nos puede ayudar es paciencia, mucha paciencia, infinita paciencia; haga lo que haga el perro, no debemos reñirle, enfadarnos con él, ni perder los papeles, ya que eso sólo empeorara la situación. El perro no se comporta así por que quiere, nuestro perro está sufriendo al estar sometido a un estímulo negativo, algo que le produce un profundo malestar. El animal reacciona de manera natural para él, por lo que somos nosotros los que debemos proporcionarle la tranquilidad y la estabilidad que en esos momentos les falta.

Debemos evitar también sobreproteger y mimar al perro cuando esté nervioso o presa del pánico puesto que eso sólo refuerza su miedo. Debido a que un perro no es una persona, no podemos intentar tranquilizarlo a base de mimos y cariños, debemos de actuar con la mayor normalidad y tranquilidad. Tampoco debemos gritar o maldecir al “artificiero” ni nada parecido cuando suene el petardo simplemente, dentro de lo posible, ignoraremos el ruido.

Para paliar en parte la repercusión de los sonidos de los petardos, podemos trasladar la cama y los comederos del perro al cuarto que esté más aislado del ruido y pondremos la televisión o la música lo más alto posible ya que de esta manera, “taparemos” una gran parte del ruido que afecta al perro.

Pueden ser útiles las infusiones tranquilizantes que combinan tila, melisa, hierbaluisa, azahar y manzanilla. Haremos una infusión combinando estas hierbas y se la daremos de beber al perro. Si este se niega a tomarla, podemos probar mezclando unas gotas de miel en la infusión. Otra opción es retirar el agua del perro y esperar a que la sed le empuje a beber la infusión, pero CUIDADO debemos asegurarnos que el perro bebe. Si está más de 12 horas sin beber, debemos restituir el agua.

Estos consejos son de utilidad en casos leves y de intensidad media; si el caso de nuestro perro es agudo deberíamos acudir, después de estas fechas, a un especialista de comportamiento para que nos indique las pautas de un proceso de habituación. Puesto que dichos procesos son largos, deberíamos empezar a trabajar el problema cuanto antes y así el año que viene estaríamos preraparados para tener unas felices fiestas TODOS.

Por cierto…¡¡¡FELIZ AÑO 2014 A TODOS!!!

Anuncios

Acerca de aoterod

Soy de Valladolid, tengo 26 años y soy Graduado en ADE por la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid

Publicado el 30/12/2013 en Salud Canina y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: